domingo, 29 de abril de 2012

Puedo decir que no me importa, puedo gritar a los cuatro vientos que estoy bien si es lo que quieres, pero no lo voy a hacer. No engañaría a nadie más que a mi misma porque no, no estoy bien. En esta última semana han pasado tantas cosas... Ya llevaba encima la decepción semanas atrás pero se han ido juntando más y más y aún no he explotado pero noto que estoy a punto de hacerlo y no quiero.
Personas, personas a las que he llegado a querer más que a mi misma, que he considerado mis amigas incondicionales a día de hoy no están. No pienso lamentarme por las pérdidas porque he aprendido que no vale la pena. No puedo ocultar que me jode mucho pero sobre todo duele, pero sí puedo ocultar ese dolor, taparlo con capas y capas de felicidad inventada.
Quiero sonreír como lo hacía antes, no reír sino sonreír que es mucho más difícil porque una risa es por diversión pero una pequeña sonrisa puede mostrar felicidad.
Siento que las cosas no van como antes, que cuando algo gano la pérdida es peor, que cuando algo va bien lo supera lo que va peor.



¿Qué es lo que me ayuda a equilibrar las cosas? La respuesta más indicada sería la gente que aún sigue a mi lado no? la que me apoya, la que apuesta por mi. Lo siento no es así. Obviamente que ellos me han ayudado mucho, más incluso de lo que me merezco pero no me puedo permitir depender de otras personas, ya no; porque tengo miedo, miedo a encariñarme con alguien y que todo salga mal, miedo a confiar en alguien y que luego me de la espalda. Tengo miedo de meter a más gente en mi vida porque ya no quiero seguir saliendo dañada. Porque cada decepción, cada golpe, cada acontecimiento de mi vida me hace cambiar mi forma de ser. Me hace ser desconfiada, me hace ser muy borde en ocasiones, me hace pensar que no hay nadie que se interese por mi, nadie que pueda necesitar mi compañía, nadie que quiera compartir unos minutos de su vida. Yo no quiero esto, yo quiero seguir siendo yo, y muchos dirán pues sigue siendo tú misma, no dejes que nada te cambie, pero no es tan fácil como lo pintan en los cuentos, en las series o en las novelas porque no puedo no cambiar porque todo lo que pasa a mi alrededor me obliga a ser otra persona. Lo bueno sería ser una mejor persona, pero me doy cuenta que es al revés, cada vez soy peor.

Entonces ¿qué es lo que me ayuda a desahogarme? Sencillo. Mi música. Sí, MI música porque la llevo a mi terreno y me encierro en mi cuarto y canto lo más alto que me permiten mis cuerdas vocales, y cojo mi guitarra e invento melodías que mañana no recordaré, y me porgo delante del espejo y bailo canciones que no existen, me invento mis propios musicales cambiando de vestuario y cantando tanto cosas coherentes como incoherentes. Pero lo mejor es que NO ME IMPORTA lo que la gente pueda pensar, si estoy loca es cosa mía y mi locura es la música y no porque le guste a otra persona o porque quiera imitar a otra persona sino porque desde pequeña me subía a los escenarios de mi colegio y cantaba delante de todo el mundo, canciones infantiles sí como la de "Barney es un dinosaurio que vive en nuestra mente...." pero que me hacían sentir la persona más importante del mundo. Y cuando me quedaba sola me ponía los tacones de mi madre y cogía un cepillo redondo y hacía que era la mejor cantante del mundo. No me importa no ser la mejor porque siempre que me quede voz cantaré, tan alto como pueda. Y no quiero cantar para los demás, me conformo con cantar para mi misma.Y mientras me queden esos pocos motivos por los que sonreír mi sonrisa no se extinguirá. Y mientras siga viva buscaré un motivo por el que luchar. Y seguiré adelante, me caeré sí, pero me levantaré y ya no buscaré esa mano tendida que me ayude a hacerlo, sino que lo haré sola por más honda que sea la caída. Y mientras me queden sueños lucharé por ellos. Mientras quede papel y lápiz seguiré escribiendo. Y no me importa que la gente nunca me escuche cantar ni tocar la guitarra, que nunca lleguen a leer mis libros, que nunca lleguen a ver una película mía, una serie o un simple anuncio de televisión. Porque yo se lo que me gusta y no tengo que demostrarselo a nadie para saber que es real.


2 comentarios:




  1. Hoy estamos de celebración, La gata coqueta ha cumplido cuatro años de puertas abiertas a la calidez de la amistad y a la ética de los sentimientos.

    ¿Me acompañas?

    El champagne para festejar,
    En grado óptimo te espera
    Y en sus burbujas, la sonrisa puedras reflejar

    La tarta también la termino de recibir,
    Para endulzar
    El camino sin a la dieta cohibir

    Las rosas de la floristería van llegando
    De diferentes colores,
    Para ir reinando, con aromas de coquetería

    Y el piano al fondo ya está interpretando
    “Amigos para siempre”
    Quienes te darán la bienvenida brindando

    ¡¡CHIN CHIN!!

    Y por sorpresa dos regalos;

    *Un abrazo con mucho amor
    *Y ¡Gracias por tu cariño!
    Que te seducirán el corazón

    Un dulce y tierno beso

    María del Carmen


    ResponderEliminar


  2. Deseo pases un muy buen fin de semana
    Y hago lo posible para que vuelen hacia ti
    Estos mis sentimientos…
    En los ojos una sonrisa por simpatía
    En los labios un beso por valentía
    Y en el corazón un abrazo mimoso por garantía

    María del Carmen


    ResponderEliminar